Ir a…

El Heraldo de Cuba

periódico anticomunista de Cuba

El Heraldo de Cubaen Google+El Heraldo de Cuba on YouTubeRSS Feed

Marzo 26, 2017

Los fusilados de Fidel


Da la impresión que el gobierno cubano ha lavado su cara y obtenido el beneplácito de la comunidad internacional cuando ni siquiera reconoce la opresión presente y los crímenes del pasado.

Teresa Giménez Barbart.

Cuba sigue siendo una dictadura. Cuando murió Fidel Castro, durante 9 días no hubo ni cines, ni espectáculos artísticos, ni venta de bebidas alcohólicas, y a los jóvenes se les quitaban los auriculares si escuchaban música por la calle.

Los cubanos bautizaron estos días de luto como El Ramadán. Todavía se encarcela por motivos políticos y a la pequeña clase media que querría asomar y no se la deja. Los que tienen restaurantes o algún negocio privado han de soportar inspectores que chantajean, amenazan y exigen requerimientos absurdos que al final se resuelven con dinero. Los ciudadanos corrientes viven con miedo, aunque no la élite política que va colocando a sus hijos y nietos en posiciones donde puedan medrar.





Y hay que recordarlo porque da la impresión que el gobierno cubano ha lavado su cara y obtenido el beneplácito de la comunidad internacional cuando ni siquiera reconoce la opresión presente y los crímenes del pasado.

Mi amigo, el escritor y pintor cubano Juan Abreu, presenta en el Parlamento de Bruselas ‘1959’, un proyecto en el que plasma el rostro de los hombres fusilados durante el régimen de Fidel Castro y que quiere ser un tributo a las víctimas.

“Rostros que el régimen de Castro intentó borrar y estigmatizar presentándolos como bandidos y asesinos cuando en realidad no eran nada más que hombres y mujeres que no compartían el proyecto totalitario de los hermanos Castro”, explica Abreu, poniendo al descubierto la larga trayectoria que debe recorrer la isla en la mejora de los derechos humanos.




Pinturas sobre fusilados en Cuba  en Parlamento Europeo
A propósito de sus presentaciones, Abreu adelantó que su serie 1959, sobre los fusilados por el régimen comunista cubano, será presentada en la sede del Parlamento Europeo en Bruselas, Bélgica.

Juan Abreu.

Juan Abreu.

Se trata de “un triunfo especial debido a que ahora Europa, tan laxa con el castrismo, tendrá así frente a sus ojos una expresión plástica del horror de ese régimen”, afirma Abreu quien ha recordado con su serie de retratos los fusilamientos de más de 300 cubanos.

En la literatura también ha elegido la memoria como género para las obras que presenta  en Miami.

El autor exiliado en Barcelona comentó sin embargo que ambos son libros muy diferentes…

A la sombra… es un diario, un diario de campaña, diría yo, de un periodo muy breve de mi vida habanera relacionada con Reinaldo Arenas, mientras que Debajo de la mesa es un libro de memorias que se ocupa no solo de mi vida, también de la vida de la familia. Abarca toda mi vida cubana, desde la infancia hasta el momento en que embarco en el Puerto de Mariel para abandonar la isla. Es el libro de una época que va de la luz de la República a las sombras de la dictadura castrista”.

Debajo de la mesa es un libro muy importante para mí, porque es el libro de mi madre. Siento que se lo debía y me hace muy feliz haberlo escrito”, explica.





Ante el dilema de una literatura testimonial frente a la ficción que, por cierto, se le da muy bien con obras como El gen de Dios, el escritor contestó: “yo creo que toda mi literatura es autobiográfica y testimonial. La ficción en mi caso es una convención detrás de la que me parapeto con el objetivo de protegerme de la hipocresía y de los comisarios, que suelen ser infatigables”.

Abreu como muchos otros escritores cubanos de distintas generaciones escapó un día de Cuba, en su caso a través del Éxodo del Mariel en 1980, por considerar insostenible el poder escribir una obra literaria bajo las condiciones imperantes en la isla.

Abreu descarta que algo haya cambiado: “El régimen no ha cambiado. No hay más libertad para escribir en Cuba. El único cambio que se ha producido es que la correa de la que lleva atados el régimen a sus escritores, es tal vez un poco más larga”.

Abreu ha publicado, entre otras, Garbageland, 2001, Gimnasio: emanaciones de una rutina, 2002, Orlan Veinticinco, 2003, Accidente, 2004, Cinco Cervezas, 2005, y Diosa, 2006. Abreu, un escritor duro, a veces corrosivo, paradójicamente ha publicado también buena literatura infantil.

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About elheraldodecuba