Ir a…

El Heraldo de Cuba

periódico anticomunista de Cuba

El Heraldo de Cubaen Google+El Heraldo de Cuba on YouTubeRSS Feed

Marzo 26, 2017

Denuncia de sacrificios humanos en Cuba apunta a ritos oscuros en la religión afrocubana


 

Abel Fernández

Una denuncia sobre un supuesto asesino privilegiado por las autoridades cubanas ha generado una polémica alrededor de oscuros temas de la religión afrocubana: la existencia de sacrificios humanos y el uso de la sangre humana en ciertos rituales.

Todo comenzó cuando los familiares de un joven que fue asesinado en Santiago de Cuba denunciaron a través de un video de la organización opositora Unión Patriótica de Cuba (UNPACU) que el presunto asesino, un ex voleibolista del equipo nacional, gozaba de ciertos privilegios gracias a la influencia de algún miembro de su familia.

La controversia comenzó cuando en su denuncia, el tío de la víctima, Eusebio Miltre, describió la escena donde encontraron el cadáver de su sobrino: el hombre había sido asesinado a golpes, lo habían “machucado con una piedra” y enterrado vivo.



Aunque Miltre también dijo que entre la víctima y el supuesto asesino había problemas de deudas de dinero, lo que acaparó la atención para algunos fue la mención del “cambio de vida”, un ritual poco explicado que, según los expertos, ha sido tergiversado con mitos, el folclor popular, las influencias de otras religiones y la discriminación cultural en la isla.

La controversia

Después del reporte de la UNPACU con la denuncia, el canal de televisión miamense America TeVé produjo un programa que salió al aire el 23 de enero en el que entrevistaron a un practicante de la religión afrocubana de Miami, el santero mayor Obba Oriate Carlos Valdés. En el programa, Valdés desmintió que en la religión afrocubana se realizaran rituales de ese tipo.

“En ninguna de las versiones que tiene la práctica religiosa africana en la religión lucumí, que es como se conoce la santería popularmente, ni en el palo, ni en los babalawos, en ninguna de las versiones se utiliza sangre humana”, dijo Valdés.




EN NINGUNA DE LAS VERSIONES QUE TIENE LA PRÁCTICA RELIGIOSA AFRICANA EN LA RELIGIÓN LUCUMÍ, QUE ES COMO SE CONOCE LA SANTERÍA POPULARMENTE, NI EN EL PALO, NI EN LOS BABALAWOS, EN NINGUNA DE LAS VERSIONES SE UTILIZA SANGRE HUMANA.

Obba Oriate Carlos Valdés

En respuesta a las declaraciones de Valdés, la UNPACU publicó otro video la semana pasada en el que un babalawo de Santiago de Cuba, Leonardo Rivery Gazcón, habla de la existencia de sacrificios humanos en Cuba en otra vertiente de la religión afrocubana.

El religioso santiaguero explica que, en efecto, “no se pueden hacer sacrificios humanos en nuestra religión [regla de Ifá]”, pero añade que en la llamada regla del palo, los paleros denominados tata nkizi “trabajan con un muerto que siempre de alguna forma le pone una revelación de un sacrificio humano, de alguna forma algún día le exige sangre humana”.



“Estos tatas actúan en dependencia de su nivel cultural”, añade Rivery, “pero muchas personas que tienen el cerebro retorcido se atreven a hacer estas prácticas de alguna u otra forma”.

Rivery explicó que, en ocasiones, los “tatas” van al sitio donde ocurrió un accidente y recogen la sangre con un algodón, o buscan obtener la sangre humana en un hospital “y se la dan al muerto para evitar hacer este sacrificio humano”.

“Pero en Cuba no hay escuelas religiosas, y mucho menos en el palo. Cada cual va por su lado. Cada cual hace lo que le da la gana”, dijo Rivery.

Según el religioso, “el sacrificio humano, especialmente en el cambio de vida, muchos lo substituyen por chivos, cerdos, pollos, gallinas, palomas, pero con el propio ser humano siempre estuvo establecido”.


“En la regla kimbisa del palo mayombe, si nos encontramos con una persona con el cerebro retorcido, fanatizado, haría ese cambio de vida o sacrificio humano”, aseguró Rivery.

EN LA REGLA KIMBISA DEL PALO MAYOMBE, SI NOS ENCONTRAMOS CON UNA PERSONA CON EL CEREBRO RETORCIDO, FANATIZADO, HARÍA ESE CAMBIO DE VIDA O SACRIFICIO HUMANO.

Babalawo Leonardo Rivery Gazcón

“En Cuba todos sabemos que se han dado muchos casos, que han estado en el silencio, de sacrificios humanos” concluyó.

En el video también entrevistan a unas tres personas en las calles de Santiago quienes aseguran conocer a alguien que estuvo involucrado con un cambio de vida o haber escuchado de casos en los que esto ocurrió.

En un nuevo programa del canal 41, Valdés desmintió las afirmaciones de Rivery.

Entonces Rivery respondió con otro video, tal vez el más relevante de todos, donde aparece sentado junto a un “fundamento de palo mayombe, pero bendito”: una especie de altar con numerosos objetos, entre ellos trozos de plantas, huesos y cuernos de animales, y una muñeca.

Un “fundamento bendito”, explica Rivery, “no posee ningún tipo de espíritu maléfico”.



Acto seguido, Rivery explica cómo se realiza un ritual de iniciación en el palo y los materiales que se usan, entre ellos un algodón para recoger la sangre “y una navaja para hacer incisiones, según el camino de la persona que se va a consagrar”.

Rivery va más lejos y explica “un pequeño secreto”: “Cuando se va a iniciar a un tata inkizi” se usa “un fundamento que hace lo que tu quieras, que hace daño. En una de estas iniciaciones se debe ir a un cementerio que esté viejo, abandonado, y exhumar o poseer un espíritu que sea asesino, o conflictivo, o revoliquero, para que viva dentro de este fundamento”.

Según Rivery, el espíritu se empieza a apoderar del palero o tata, y lo lleva a hacer sacrificios. “Muchos no entienden y llegan hasta a hacer los sacrificios humanos”.

“Lo que quiero es proteger la religión, proteger al palo mayombe de estas personas que son detractores”, dice Rivery.

Las leyendas

Manuel Casanova, experto en religión, antropología, y también babalawo en Miami, explica que en la orden de Ifá existen 16 poderes, y en uno de ellos, Irete Meyi, “hay fábulas donde se explican las leyendas que intentan describir la sociedad primitiva donde se desarrolló esta religión”.

En el Irete Meyi se dice que en la antigüedad había sacrificios humanos, “como en todas las sociedades antiguas”, dijo Casanova.





Una leyenda dice que Orula y Oshún, ambos deidades del panteón orisha, tuvieron un hijo, pero Orula no lo sabía. Cuando el niño iba a ser sacrificado, se acercó al lugar del sacrificio cantando una canción que le había enseñado Oshún, y Orula se dio cuenta que era su hijo. Entonces dispuso que, para no cometer errores como matar a un hijo propio, se cambiaría el sacrificio de un humano a un animal.

Actualmente, en la religión de Ifá hay sacrificios de animales, sobre todo para ceremonias de consagraciones, “pero solo cuando no se puede evitar”, dijo Casanova.

El cambio de vida

Según Casanova, los rituales de cambio de vida son simbólicos, “no es que maten a alguien, ni sacrifiquen a una persona para que otra persona viva”.

“En la filosofía de Ifá, para que uno viva, otro tiene que morir”, dijo Casanova. “Es el ciclo natural de la vida de los nacimientos y las muertes”.

El procedimiento de cambiar de vida, es del espíritu, como un cambio de destino, dice Casanova.

“El cambio de vida es que la persona que se va a morir se salva porque otra persona muere”, añadió. “Está en la existencia misma”.

“No se hace nada en contra de la persona. Todo es un juego de energía”, afirmó.

La regla del palo y la discriminación cultural

La regla del palo, dijo Casanova, es “la que más está relacionada con estos rituales obscuros”, y es que en el palo se trabaja con energía más condensada, más baja.



“Son energías que trabajan en una frecuencia baja, con cosas concretas, como la sangre, los huesos, los fundamentos físicos”, dijo Casanova.

En su opinión, “se ha creado una imagen desastrosa del palo monte”, que él no cree que sea una religión mala, sino que “ha sido muy viciado por el satanismo, y la Iglesia Católica se ha encargado de satanizarlo”.

Además, dice, el ritual del cambio de vida ha sido muy distorsionado porque ha sido confundido con el vudú. Casanova cree que en Cuba, a falta de más estudios y de personas que “sepan manejar los criterios”, en las religiones “han intervenido mucho los mitos”.

EN ESTOS TEMAS CULTURALES Y FOLCLÓRICOS, TODO EL MUNDO DA SU OPINIÓN, SON CONTROVERSIALES, Y DESGRACIADAMENTE, A VECES NI LOS PROPIOS BABALAWOS ESTÁN BIEN INFORMADOS.
Manuel Casanova, experto en religión, antropología, y babalawo

“En estos temas culturales y folclóricos, todo el mundo da su opinión, son controversiales, y desgraciadamente, a veces ni los propios babalawos están bien informados”, dijo Casanova.
En Cuba, desde el comienzo de la República, se manejó lo que Casanova llama “una maquinaria de discriminación cultural”, con mitos urbanos como el de la niña Zoila, dijo.




La niña Zoila supuestamente desapareció en 1904 la víspera de Santa Bárbara, de la finca de sus padres. La leyenda cuenta que la niña de entre 1 y 2 años había sido secuestrada por “brujos” y que la habían sacrificado para usar su sangre y su corazón en rituales de santería.

Según lo describe el historiador cubano Fernando Ortiz en su libro de 1906 Los negros brujos (Apuntes para un estudio de etnología criminal), “el asesinato de la niña Zoila debe interpretarse como un caso de simple hechicería” y añade que “no es improbable que a la hechicería de los brujos se deban algunos de los frecuentes secuestros de niños”.

“Desde ese entonces, en esas fechas había que recoger a los niños porque la gente creía que se los iban a llevar”, apuntó Casanova.

Ortiz describe en su obra que la religión de los negros africanos traídos a Cuba durante la Colonia incluía “sacrificios humanos”, “antropofagia” y “las más brutales supersticiones”.

Pero el autor se refiere a los años del comienzo de la República, y cuesta creer que más de 100 años después y tras una revolución comunista, los estratos sociales y los rituales descritos por Ortiz puedan tener vigencia en la Cuba actual.

Obá Ernesto Pichardo, presidente de la iglesia Lukumí Babalú Ayé en Miami, dijo que “los rituales de cambio de vida, o “cambio de cabeza”, existen en ambas religiones [la regla de Ifá y el palo mayombe], pero que “si acaso requiere algún sacrificio, es un sacrificio animal”.

“Quizás estos casos son personas sociópatas, y se está confundiendo la sociopatía con la religión del palo”, dijo Pichardo.

Según el religioso, le parece sospechoso que la UNPACU, una organización política, “esté hablando de estos temas”.
Pero Carlos Amel Oliva, líder juvenil de la UNPACU, asegura que el propósito de los videos que ha publicado la organización es “mostrar cosas que están sucediendo en nuestra comunidad pero que el gobierno oculta”.

“Este tipo de sucesos no han tenido espacio en los medios de prensa en Cuba. Pero estas cosas existen, que no lo publiquen es otra cosa. El gobierno de Cuba, por querer mostrar un hombre nuevo en una sociedad culta, no muestra cosas como estas, así que nosotros les damos un espacio”.

Sin embargo, Pichardo dijo que “desde el primer Congreso del Partido Comunista en Cuba se determinó que las religiones afrocubanas no presentaban ningún conflicto para el proceso marxista”, por lo que no ve ningún interés por parte del gobierno de ocultar nada.

Al religioso le preocupa más que exista una agenda para “revivir estos ritos” con el fin de “demonizar” a las religiones africanas, “no solo en Cuba, sino en toda Latinoamérica”.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About Amanda Norbert